Un esqueleto de mujer

Siempre ha sido un dilema para mí estás cosas del corazón, estoy segura que eso es lo que me hace hacer guiones sobre personajes que aman, a lo mejor escribir sus parlamentos me permite conocer esos trazos psicológicos, interiores, que hacen que una persona ame, a quien sea, a su madre, a su padre, a sus hijos, pero sobre todo a su pareja.

Canciones, poemas, novelas, obras de teatro y cualesquier arte esta empapado de una necesidad de plasmar el más hermoso, pero también el más complicado de los sentimientos, el amor.
Sin pretender hacer una gran disertación sobre eso que nos llena de dolores de cabeza, pero también de grandes momentos, quisiera compartir acá algunas partes del libro "Mujeres que corren con los lobos" de Clarissa Pinkola Estés.
Pienso que Clarissa podría ser más clara cuando habla del amor, podría incluso generar tips tipo receta, pero no lo hace creo que porque hablar del amor no alcanza con un discurso soso del tipo de los libros de superación personal.
Más bien creo que Clarissa, y le hablo con tanta familiaridad porque siento como si fuera mi amiga ya que a través de su libro me habla como tal a veces despiadada otras compasiva, genera una de las posturas acerca del amor más atrevidas e innovadoras de todos los tiempos, el amor asociado con la muerte.
Para amar hay que ver morir, podría ser el resumen de la tesis de Clarissa, aunque lo que plantea es muchisimo más complejo, por ello se me ha ocurrido que con su permiso, y porque sé que le encantara que alguien más pueda leer lo que ha encontrado, es que quiero dejar aquí constancia de algunos párrafos de su libro que me han conmovido de su capítulo 5 "La caza: cuando el corazón es un cazador solitario. La mujer esqueleto".
Cabe decir que los recorridos espirituales que plantea Clarissa están ampliamente relacionados con cuentos, para esta parte de su libro el cuento guía es precisamente La mujer esqueleto.
Me encantaría poder transcribirlo todo, sin embargo también me gustaría que la mente curiosa pudiera acercarse al libro de Clarisa, por lo que aquí sólo narrare simplemente el cuento para poder tener las referencia de lo que luego serán los postulados de Clarissa y que se puedan entender.
Así, La mujer esqueleto era una mujer que se encontraba en las profundidades del mar, un día, nadie recuerda cuándo ni porqué su padre la arrojó ahí porque hizo algo que no le gustaba, con el paso del tiempo los peces comieron su carne, hasta que un día se enredo con el anzuelo de un pescador que empezó a tirar de él porque sabía que había agarrado un pez gordo.
A pesar de los esfuerzos de la mujer esqueleto el pescador la saco del agua y al verla corrio despavorido, pero a mujer parecía que iba detrás de él porque a cada paso y por lo enredada que estaba la mujer esqueleto lo seguía y lo seguía.
El pescador llego a su casa y se pensó a salvo pero al encender su lámpara se dio cuenta que la mujer estaba ahí, a su lado, toda enredada, entonces su imagen lo enterneció y la ayudo a desenredarse y le puso sus huesos en su lugar, con calma, con paciencia, al terminar la labor le gano el sueño y mientras dormía una lágrima le salío de los ojos la cual bebió ella, después se acurruco a dormir junto a él y ya tenía carne.
Por el momento saber la historia de la mujer esqueleto es suficiente para comenzar a adentrarnos en la idea de que para amar hay que dejar y ver morir. Pero cómo hacerlo poco a poco Clarissa nos lo contara.

posted under |

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal
Se ha producido un error en este gadget.

Followers


UNA ISLA.

Donde la locura es la única que sobrevive.
En ella, hay insomnio.
Hipótesis no acabadas.
Preguntas, respuestas.
Inútiles desasosiegos.
Ilusiones, quimeras.
Pero aquí se respira libertad.

Así que no dudes, deja tus comentarios.
Se ha producido un error en este gadget.

Recent Comments