Nota mental 1 (Sobre Constanza)

**Si estás listo para enfrentarte a ti mismo... entonces estás listo.

A Constanza siempre le ha costado entablar relaciones amorosas, de hecho cree firmemente que no está hecha para amar.
Desde pequeña tuvo que ser la fuerte, la positiva, la resuelta, la mediadora y todos los roles posibles que exigían que ella se abandonara y que cobijara a otros.
Pronto aprendió a dejar sus más íntimas necesidades a un lado, pronto aprendió el costo de soñar y de no tener permitido cumplir libremente los deseos de sus ojos tiernos.
Con aquella enseñanza, bajo aquel mandato, comenzó a crecer y siguió creyendo que aunque poco a poco la escuela, el trabajo le daban cierta independencia, debía renunciar a ella por los demás, la premisa era 'si ellos están bien, yo también lo estoy'.
Pero lloraba en silencio cada que cumplir un deseo de otro negaba uno suyo, cada que cumplir una necesidad de otro la alejaba de sus propias necesidades.
Entonces, poco a poco, cada noche, entre las sábanas, en los minutos previos antes de dormir fue dándose cuenta que, a pesar de todos sus esfuerzos, nunca podía ser del todo cómo los demás querían.
En silencio fue aceptando que era diferente, que sus preceptos, sus verdades eran completamente distintos a los que cumplía siempre.
Lo sabía, pero era un secreto, un gran tesoro que a veces se le escapaba de las manos, entonces hacía 'tonterías'.
Se reía a tontas y a locas, tan fuerte que estremecía los cristales, hasta que alguien la callaba, entonces Constanza callaba.
Se balanceaba en un columpio tan fuerte que parecía que tocaba el cielo, hasta que alguien le decía 'ya vamonos', entonces Constanza se iba.
Se comía un mango sin ningún cuidado y se llenaba los bigotes y la punta de la nariz de un color amarillo intenso, hasta que alguien le alcanzaba una servilleta, entonces Constanza se limpiaba.
Cantaba a grito abierto, bailaba intensamente, cerraba los ojos e imaginaba una sala llena de espectadores que le aplaudían y ella hacia una reverencia, hasta que súbitamente Constanza abría los ojos, se indignaba de su estupidez y se decía 'que tonta soy', entonces Constanza era tonta.
Por eso a Constanza siempre le ha costado entablar relaciones amorosas, ahora lo sabe, pero también sabe que esconder lo que en verdad es no es la única razón de sus constantes desdichas, especialmente en el terreno amoroso, de hecho ese es el sitio que le ha permitido con mayor soltura entender y desenredar el caos que implica negarse a si misma, aunque no se puede dejar de anotar que le ha dolido... mucho.
Pero dispuesta ha seguir aceptando el riesgo, bajo la idea mental de que nada puede estar peor, ha decidido participar de la única lucha legítima del mundo, la que se libra contra sí mismo.

Constanza decidió ayer llevar un diario mental de su lucha, 
la cual hasta el momento no cuenta con estrategia,
 ni tampoco con grandes campos de batalla,
solamente con la energía de un guerrero 
que está harto de no pelear.
Aquí pues inician las notas de Constanza.

posted under |

1 comentarios:

Carmen María Hernández dijo...

Constanza me cae bien.Me gusta la lucha que ha emprendido contra sí misma, pero a su favor. Constanza ha sido lo que ha sido, pero esperemos que deje de ser constante con ello.

Un saludo.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal
Se ha producido un error en este gadget.

Followers


UNA ISLA.

Donde la locura es la única que sobrevive.
En ella, hay insomnio.
Hipótesis no acabadas.
Preguntas, respuestas.
Inútiles desasosiegos.
Ilusiones, quimeras.
Pero aquí se respira libertad.

Así que no dudes, deja tus comentarios.
Se ha producido un error en este gadget.

Recent Comments